créditos: Bella da Semana

Reloj biológico

La vida acelera, todos lo sabemos. Las personas no tienen tiempo para nada, según ellas. Y aunque tengan tiempo, les gusta decir eso de que siempre están ocupadas. Está de moda estar ocupado, estar siempre en acción, es casi vergonzoso tener tiempo libre. Y cuando se tiene, es mejor ocultarlo, para no ser criticado en las redes sociales.

Algunos estudios sobre el tiempo, ligados a esta aceleración, tienen resultados verdaderos, es como si hubiera una aceleración cósmica. Y en todos los aspectos de nuestra vida podemos ver que esta acelera. Desde niños, que con seis años parecen adoelscentes, llenas de ganas y actitudes. Sus etapas fueron avanzadas, ganaron con el avance de la tecnología, perdiendo su infancia, la delicia de ser niños y aprovechar la vida sin preocupaciones. Se pusieron impacientes, queriendo que todo sea instantáneo, como internet. Impacientes, eufóricos y maleducados. Y claro, los padres pagan el precio de todo eso.

Por otro lado, el reloj biológico de las mujeres y de los hombres también cambió. Los hombres parecen cada vez más jóvenes, al igual que las mujeres. Es controvertido ver el comportamiento de las personas, por ejemplo, en la playa o en una fiesta, nadie quiere parecer viejo… Pero en la cola del banco, del supermercado, todos quieren ser ancianos. 
Nadie quiere perder tiempo, incluso los que lo pueden perder, literalmente. Continuamos viendo a parejas que se separan y a los hombres más viejos buscando compañeras más jóvenes.

Pero, a pesar de que nuestro cuerpo está cada vez más preparado para el futuro y para ser más longevo, no sabemos si nuestra mente sigue este proceso. ¿Nuestro reloj biológico es similar a nuestra evolución como humanos? Cuidamos de nuestra morada, de nuestro cuerpo sin rechistar. Pero nuestra mente no siempre acompaña esta evolución, y con esto me refiero a todos. Y después está el debate sobre los preconceptos, algo que en Brasil está adquieriendo una dimensión, a veces, preocupante.

¿Ya pensaste en la posibilidad de ajustar tu cuerpo y tu mente para estar sano por dentro y por fuera? ¿Cómo sería esta evolución? No dejes a tu mente atrofiada, mantén la armonía de tu cuerpo, lo que incluye, obviamente, tu mente.
 

Mariana Goulart


Quién somos Política de Privacidad Política de Cancelación Zona de Afiliados Área do parceiro Prensa Contacto RSS

Preencha o endereço de e-mail utilizado no seu cadastro para receber sua senha